El Pozo Canadiense

pozo-canadiense1
Fuente: ADCB 
El pozo canadiense, es una técnica que nos permitirá mantener más fresca la casa en verano, y cálida en el invierno.
Si tomamos la temperatura del suelo observaremos que a una determinada profundidad, alrededor de los dos metros, la temperatura permanece constante a lo largo del año, y además dicha temperatura se corresponde con la temperatura media del lugar.
El pozo canadiense consiste en una serie de tubos, colocados a la profundidad deseada, que recorren una determinada cantidad de metros por debajo de la tierra, por los que circula aire, permitiendo que ocurra un intercambio de calor, entre el aire que circula y la tierra que lo rodea.
En invierno, el aire está más frío. La temperatura a dos metros de profundidad es mayor que la temperatura en la superficie, por lo tanto, al circular aire frío, por los tubos, la tierra cede calor y calienta el aire, el que llegará a la casa permitiendo de esta forma un ahorro energético en la calefacción.
En verano por el contrario, la temperatura del aire es mayor que la temperatura media (a dos metros de profundidad), por lo que al circular el aire por los tubos, cederá calor y llegará a la casa con varios grados menos, refrigerando entonces los ambientes.